Inicio

BLOG

Búsqueda

Categorias

Mas leídas

¿La electricidad puede almacenarse?

Para nuestra desgracia, la energía eléctrica sólo puede almacenarse a pequeña escala dentro de acumuladores o baterías de diversa capacidad y ten

Leer más

Una Guía para los Estándares de Termografía Infrarroja

Hay mucha confusión con respecto a los estándares de la industria aplicables al realizar inspecciones infrarrojas tradicionales de equipo eléctrico y mecánico. Este art&iac

Leer más

CLAVES DE UN PLAN DE MANTENIMIENTO

  Claves de un Plan de Mantenimiento

Leer más

Certificaciones

CLAVES DE UN PLAN DE MANTENIMIENTO

30 Diciembre 2013
  • Imagen11.png

    Imagen11.png

  • Imagen11.png

    Imagen11.png

  • Imagen11.png

    Imagen11.png





Por: REVISTA ELECTRO INDUSTRIA
Categoría(s): Termografía, Energía Solar, Mantenimiento Subestaciones eléctricas, Seguridad Eléctrica en Áreas de Trabajo, Administración, Ahorro y/o Calidad de la Energía
Etiquetas: MANTENIMIENTO A SUBESTACIÓN ELÉCTRICA

abb1.gif (18034 bytes)
 
Claves de un Plan
de Mantenimiento
 
para Subestaciones Eléctricas
 
 

Muchas veces hemos escuchado que los equipamientos eléctricos sólo requieren de mantenimiento preventivo de carácter estático; y esto, básicamente, porque no hay desgaste en los componentes. Esta afirmación no deja de ser cierta como una aproximación al problema, pero existen innumerables causas o posibilidades de falla que pueden afectar el funcionamiento de una subestación y ocasionar que este componente primordial de los sistemas de potencia, falle.

 
 

Del correcto mantenimiento de una subestación y de su consiguiente reducción de fallas, depende la continuidad del servicio eléctrico, indispensable para la industria y los clientes domiciliarios. De ahí la importancia de que tengan una adecuada gestión de mantenimiento que minimice sus costos y maximice su eficiencia.

Antes de comenzar a diseñar un programa de Mantenimiento, es importante tener claro que cada cliente y cada subestación tiene una necesidad particular, que depende de su proceso, activos y producción involucrada. Por esto, es importante definir la criticidad de los equipos que forman parte de la subestación, de los procesos y de los modos de falla; esto último de acuerdo a ciertas metodologías de confiabilidad.

abb2.gif (9135 bytes)Una vez detectados los modos de falla se hace una tabulación de acuerdo al estándar STD-MIL-1602, con el que es posible analizar en detalle qué tan críticos son los equipos que componen la subestación y cómo pueden afectar al proceso.

Otro aspecto que es necesario evaluar en paralelo es la historia particular de cada subestación y de cada equipo (¿Cuántas veces han parado? ¿Por qué?). Esto es un análisis de indisponibilidad de la planta a partir del cual es posible inferir, con datos reales, las posibilidades de falla de un equipo y su impacto en la producción.

Una vez definidos los modos de falla y hecho el análisis de indisponibilidad, debe establecerse cada cuánto tiempo es necesario efectuar el mantenimiento. Antiguamente se decía que era conveniente hacerlo cada seis meses o una vez al año, ahora depende de distribuciones estadísticas que, al evaluar el comportamiento de los equipos, pueden decir con certeza qué acciones se deben tomar y cada cuánto tiempo.


Planeando el Mantenimiento

Toda esta estructura es la que permite decantar el plan de Mantenimiento teniendo siempre claro el objetivo: maximizar el tiempo de funcionamiento y minimizar los recursos. De lo contrario, se puede generar un programa completísimo que no deje espacio para ninguna posibilidad de falla, pero a un costo tan elevado que no lo haga rentable.

Este análisis evalúa cada uno de los componentes de la subestación: equipo de patio, desconectador, interruptor, transformador y equipo de maniobra, entre otros, lo que hace posible mirar la subestación como un todo y tomar decisiones a partir de eso.

abb3.jpg (11755 bytes)El transformador es considerado el equipo más importante de una subestación, lo que hace suponer que es en él donde se debe invertir la mayor cantidad del presupuesto de mantenimiento. Sin embargo, muchas veces las fallas se concentran en los equipos de Media Tensión y en los de maniobra. Sin un adecuado análisis de confiabilidad, es probable que no se detecten estas variables y se tomen decisiones erróneas basadas sólo en la experiencia y no en el caso a caso.

Finalmente, la última etapa en la construcción del plan es asignar los recursos, definiendo la frecuencia y la modalidad con la que se van a monitorear los modos de falla de acuerdo a determinados modelos de inspección.

Tras asignar los recursos, el plan se valoriza y se evalúa su funcionamiento comparando costos y mayor eficiencia de la subestación. En definitiva, se comprueba si el Programa de Mantenimiento diseñado es rentable o no. Utilizando el mismo sistema de evaluación, también es posible definir los equipos que deben ser reemplazados o bien aquéllos para los que debe haber redundancia.


La evolución del Plan

El Mantenimiento no es estático, por lo que una vez diseñado el plan a seguir basta con monitorear la subestación y, a partir de las necesidades que surjan y de la vida útil de los equipos, ir ampliando el programa. No obstante, es importante tener en cuenta que, como cualquier ingeniería, debe estar en constante evolución. Es cierto que gran parte del equipamiento eléctrico no tiene desgaste y puede funcionar durante muchos años, pero esa curva de confiabilidad también hay que cruzarla con la vida útil del equipo que indica cuándo se dejará de fabricar y, por ende, cuándo voy a dejar de tener repuestos disponibles.

Al no contar con un Programa de Mantenimiento, se corre el riesgo de tomar decisiones sin sustento, las que muchas veces desembocan en elevados costos para la compañía involucrada, sus operadores, y, por ende, los usuarios. Hoy en día, es cada vez más común en el mundo eléctrico realizar este tipo de análisis, que permiten al cliente contar con las herramientas para justificar decisiones y corregir lo que sea necesario.

En definitiva, los beneficios son muy amplios y, aunque en un principio es probable que la inversión sea mayor, se recupera en muy corto plazo, sobre todo si se tenía una cultura reactiva o planes de mantenimiento estáticos. En estos casos, los efectos son inmediatos y se traducen en mayor confiabilidad de la subestación y un mejor funcionamiento del sistema eléctrico. 

Para el desarrollo de esta metodología, existe un sistema computacional que permite realizar todos estos pasos de análisis y documentación. El caso de las subestaciones corresponde a una aplicación particular de una metodología general de gestión de activos.

 

Artículos relacionados

  • Facebook Home, ENERGÍA SOLAR AHORRO PARA TU HOGAR Paguina recomendada para conocer la forma de ahorrar energía y economizar en el hogar. LEER MÁS
  • ¿La electricidad puede almacenarse? Para nuestra desgracia, la energía eléctrica sólo puede almacenarse a pequeña escala dentro de acumuladores o baterías de diversa capacidad y tensión. Así pues, no es posible guardar grandes cantidades de electricidad cuando las condiciones de producción son favorables. Es por ello por lo que hay que ajustar en la medid LEER MÁS
  • CLAVES DE UN PLAN DE MANTENIMIENTO   Claves de un Plan de Mantenimiento LEER MÁS
  • Una Guía para los Estándares de Termografía Infrarroja Hay mucha confusión con respecto a los estándares de la industria aplicables al realizar inspecciones infrarrojas tradicionales de equipo eléctrico y mecánico. Este artículo ofrece una vista general de los estándares, y de la interpretación de esos estándares. Entonces, exactamente ¿que son los “estándares&rdq LEER MÁS
2017 Servicios Especializados en Mantenimiento y Calidad de la Energía, S.A. de C.V. | Términos de la privacidad | Desarrollado por KREATERA